About Multido

10 feb. 2018

Welcome Dog


Bye bye, fire Rooster. Welcome, dear Dog. 

Me gusta esa sensación de empezar una nueva página. Comprar un bloc de notas y escribir en la portada interior con números bien grandes las cuatro cifras del año que comienza. Es algo así como teclear Ctrl+Alt+Del. Una oportunidad para ajustar, corregir y recalibrar el rumbo de los acontecimientos. 

Soy consciente de que parece algo tarde para hablar de estos temas, pero en mi defensa me gustaría puntualizar que el cambio de año para los occidentales que vivimos en China se produce siempre por partida doble. La primera vez tiene lugar el 31 de diciembre de cada año y la segunda oscila entre el 21 de enero y el 28 de febrero, dependiendo de los caprichos de la Luna. Y ahora mismo aquí nos encontramos en ese extraño período que transcurre en silencio entre la nostálgica Navidad y el colorido Chinese New Year que llegará en apenas unos días. 

Occidentalmente hablando ya llevamos recorrido casi un mes y medio de 2018 y en China estamos a punto de entrar en el Año del Perro. Así que este parece un buen momento para escribir unas breves líneas, no ya con afán de mirar atrás y hacer valoraciones sino para dejar constancia de un pequeño buen propósito. Algo que me gustaría llevar a cabo en este nuevo reinicio que ya ha comenzado (o va a comenzar, según se mire).

Quiero escribir menos y quiero escribir más. 

Escribir menos, en cuanto a extensión. Escribir más, en cuanto a regularidad. La intención es darle un ritmo distinto al blog posteando entradas cortas de forma más habitual. 

Esto no quiere decir que de vez en cuando no deje caer algún ladrillo (aka Of Course I Still Love Yousobre un tema concreto. Pero me gusta la idea de simplificar, soltar letras más a menudo sin demasiada elaboración y sin tanto trabajo de pre/post producción, tratando así de lograr un formato más dinámico.

[Llegado a este punto podría extenderme y dar todo tipo de argumentos y explicaciones, pero estaría incumpliendo las reglas de juego desde antes incluso de ponerlas en práctica por primera vez. Así que mejor paro aquí y empiezo a predicar con el ejemplo.] 

Eso es todo. Este es mi buen propósito para el año nuevo chino que está a punto de comenzar. Y es que lo mejor que tienen los buenos propósitos es, precisamente, que son buenos. 

Ladremos juntos en el Año del Perro, amigos. Aullemos para ahuyentar los miedos y para atraer la luz. Y recordad: pase lo que pase, no perdáis nunca la magia. Salud y Libertad.

Allá vamos.

No hay comentarios :