22 dic. 2010

Pequeño cuento ilustrado

Madrid, ciudad de más de 3 millones de habitantes. Cuando determinada población se rebasa, la representación institucional, empresarial o simbólica de distintos estamentos públicos y privados deriva en algo asumido y obligado.

Sedes empresariales, Instituciones públicas locales y nacionales, monumentos y símbolos aparecen por la mera acumulación de habitantes/audiencia en un territorio.


Esta concentración de poder y propaganda, representada en puntos distribuidos por la metrópolis, hace de una ciudad como Madrid un lugar idóneo para la manipulación y disrupción de la imagen de estas instituciones.


"I'm mad as hell and I'm not gonna take it anymore"


En 1977, Howard Beale hacía esa proclama en un noticiario televisivo. En 33 años, las formas de comunicación han cambiado.

KGroute es un proyecto ficticio que presenta una alternativa de protesta social adaptada a los nuevos medios, en un contexto de pasividad generalizada, modas pasajeras y mensaje fácil.

Parte del código del de KGroute.com podría ser el siguiente:

/meta name="description" content="¡Bienvenido a KGroute! KGroute es una herramienta social que pone en contacto las aversiones de personas con las de sus amigos y otras personas. KGroute se emplea para estar en contacto con otros practicantes del activismo de sofá, cagar en un número ilimitado de sedes, compartir enlaces y vídeos y saber más sobre las personas poderosas desconocidas."/


Pero antes de convertirse en una gran empresa multinacional que habría de monopolizar las formas de canalización de la ira de millones de usuarios registrados, KGroute ha de tener un origen, que bien podría ser éste:




El fascinante descubrimiento de Mikhail no podría pasar desapercibido ante millones con un MBA a sus espaldas durante mucho tiempo y es que, cuando lo estúpido se combina con las ganas de hacer dinero, las consecuencias suelen ser siempre tremendamente rentables. 

La crisis financiera del 2008 proporciona el resto. Los otros millones de personas que no estaban estudiando un MBA comienzan a crear blogs de protesta, dropbox anónimas para que documentos que podrían hacer sonrojar a dos tercios de las personas de las listas de Forbes salgan a la luz. Ira digital y fuego cruzado en la red. El mundo explotando frente a la ventana del navegador, mientras que, mirando la otra ventana, la de tu casa, todo seguía igual. Una rebelión de Atlas muy distinta a la vaticinada en 1957. 

Era cuestión de tiempo que alguien uniera esta acusada tendencia con el hallazgo de Mikhail. 

Y es que, aquellas palomas, visto el resultado que obtuvieron en su anterior histórica contienda, con la cual no se veían plenamente identificadas, puesto que la proclama: "Cuatro patas bueno, dos patas malo" no tenía sentido fisionómico para ellas, decidieron cambiar de camaradas y buscar socios capitalistas que les procuraran mejor pienso y palomares dignos. Su primera maniobra estratégica: "Dos patas no está tan mal y si tienen un par de alas, aún mejor". La segunda, aconsejar al departamento de marketing de la recientemente fundada KGroute: "Nosotros fuimos soldados en la batalla, símbolo de paz y nos queréis degradar a defecar en objetivos seleccionados. Lo aceptamos, puesto que el pienso y los nuevos palomares bien lo merecen, pero para equilibrar el balance natural de las cosas muy naturales, tendréis que degradar vuestros símbolos de otras batallas y convertir en payasos a héroes". La cúpula directiva de KGroute consideró la propuesta durante diez segundos y la aceptó de buen grado. Sopesar entre ética y dinero no tenía cabida, por lo cual, decidieron dar la dirección del departamento de marketing a las palomas para que hicieran los videos de promoción que considerasen oportunos. 

Los primeros mensajes de KGroute fueron crípticos, algo a modo de "error de código", lenguaje al cual, todos nos encontrábamos tan acostumbrados que casi pasó desapercibido. A las palomas les pareció divertido, otros muchos no entendimos la gracia:


El caso es que tan burda provocación comenzó a funcionar. Comenzaron a registrarse usuarios, que rápidamente monopolizaron el servicio para vengarse de su jefe o gastar una broma. Pero, una vez comprobado que el servicio ofrecido era real y generaba los resultados prometidos, lo que inicialmente era un secreto entre unos pocos, se había convertido en la búsqueda que figuraba en primer lugar en Google Trends durante meses. Ahora los usuarios se tenían que aliar y mover sus "objetivos" por la red y entre sí para poder tener los votos suficientes para que la acción mensual de las palomas se realizara donde deseaban. Y ese deseo se convirtió en interés real. La noticia más escandalosa del mes, normalmente se asociaba irremediablemente con una acción de las palomas. Congreso de los Diputados, Sedes de partidos políticos, empresas de telefonía, obras tendenciosas de arquitectura... todos ellos habían encabezado la lista de votos de usuarios y más de una vez habían sido ya portada en periódicos cortesía de la publicidad, poco agradable, de la palomina. 

Visto el éxito, KGroute estableció un ambicioso plan de expansión. El lanzamiento del servicio en Madrid, planificado para la campaña de otoño/invierno fue meticulosamente orquestado por las palomas, que esta vez, como los grandes cineastas, se permitieron un cameo.  

Tampoco le vimos la gracia, pero como todo lo estúpido con ganas de hacer dinero, funcionó:


Hoy todo ha cambiado, los usuarios con un bol de palomitas y sentados frente al ordenador, pueden convertirse en mesías de la lucha social. La entrada en la wikipedia de algunos de estos elegidos tiene más visitas e información que la de Ghandi y tienen contratos millonarios como contertulios en shows de TV, mientras que las palomas hacen el resto. 

Todo ha cambiado, ¿No lo ves?, no tienes más que mirar por la ventana.

No hay comentarios :