29 jul. 2010

Rumbo a China

En unas pocas horas salimos rumbo a recorrer durante un mes la República Popular China.

Este año de nuevo, nos echamos una vez más la mochila a la espalda para intentar cumplir un nuevo sueño. Intentaremos recorrer durante todo el mes de agosto, el país más poblado del mundo con más de 1.300 millones de almas. Estamos muy emocionados con la nueva aventura y esperamos que sea igual de interesante y satisfactoria que las anteriores que hemos tenido la ocasión de llevar a cabo. Este año hemos decidido regresar a Asia por cuarto año consecutivo, siguiendo la ya legendaria frase que nos acompaña en cada uno de estos viajes, que fue pronunciada por un viajero italiano en Vietnam y que siempre repetimos hasta la saciedad porque nos parece una verdad como un templo: "Asia agota, pero engancha". 


Primero fue Japón, luego fueron Tailandia, Vietnam y Camboya, el año pasado fueron el norte de India y Jammu-Kashmir, la pasada navidad fueron las conflictivas tierras prometidas de Israel y los Territorios Palestinos, y en esta ocasión nos lanzamos a recorrer durante algo más de un mes las extensas tierras de Mao Zedong.

Mantenemos la misma intención de viaje que en los anteriores. Siempre decimos lo mismo, pero es que siempre funcionamos igual. Hemos planteado una estructura general de viaje que se irá adaptando y modificando durante el transcurso del recorrido, debido a las diversas circunstancias, las preferencias, las casualidades y el azar.


Como no tenemos prácticamente tiempo para escribir nada, hablaremos de nuestras intenciones de viaje en general y sin entrar en detalle. La única idea que llevamos desde aquí, es la de dedicar en total aproximadamente la mitad del viaje (o quizá un poco menos, es decir, unos 15 días) a los tres grandes núcleos urbanos que tenemos intención de conocer. Los trataremos de repartir de la siguiente manera: unos 3 días en Hong Kong, 4/5 en Shanghai. y 7/8 en Beijing.... El resto de los días nos gustaría distribuirlos entre dos ititnerarios base que hemos elegido, uno en la zona norte del país y otro en la zona sur. Como base de apoyo para estas zonas utilizaríamos Xi´an, Pingyao y Tianshui (para la zona norte) y Chengdu, Guilin y Yangshuo (para la zona sur). En el desplazamiento que realicemos entre la zona norte y la zona sur, tenemos también intención de visitar unos enclaves, pero no sabemos si lograremos llegar hasta ellos ya que en principio han quedado bastante afectados por las trágicas inundaciones que han tenido lugar a principios de este mes de Julio, así que hasta no valorar la situación desde allí mismo, no sabremos si podremos llegar hasta estos lugares.

Nuestra idea inicial era, llegados a un punto del viaje, coger el Transtibetano desde Xining para llegar hasta Lhasa, y dedicar unos 9/10 días a movernos por el Tíbet, pero el conflictivo y confuso tema de los permisos que se necesitan para poder entrar y recorrer esta maravilla del mundo nos ha hecho replantearnos este magnífico final de viaje. No lo hemos descartado todavía, y estamos abiertos a cualquier cosa que vaya surgiendo durante el transcurso del viaje, pero a priori parece que va a resultar bastante complicado llegar hasta Tíbet, si no queremos contratar una agencia de viajes que nos cobre una pasta para tramitarnos estos absurdos permisos que impone el Gobierno Chino para poder entrar en esta zona. Nos jode bastante todo este tema, pues todo esto de los permisos y las trabas que pone el Gobierno Chino, lo vemos directamente como un impuesto revolucionario turístico, dirigido únicamente a controlar el acceso al Tibet por parte de los turistas y viajeros extranjeros. La verdad es que nos da mucha pena que sea así, ya que nos encantaría volver a terminar un año más nuestra aventura asiática en uno de los lugares más maravillosos de la tierra, como es el Himalaya, con sus increíbles paisajes y las encantadoras personas que allí habitan. Como decimos, todavía no está descartado y puede que al final acabemos arriesgándonos a ir a Lhasa sin permiso alguno, pero eso solo lo decidiremos allí mismo, en función de cómo se vaya desarrollando cada etapa del viaje.


Nada más. No tenemos tiempo de escribir nada más. Tenemos que salir ya. Esperemos que todo salga genial.


Nos vemos en Septiembre. Cuidaros todos mucho y pasadlo muy bien, hagáis lo que hagáis cada uno de vosotros.


Un abrazo a todos, amigos.

No hay comentarios :