21 feb. 2009

Bidet

La Wikipedia se ha convertido en una de las mayores resoluciones de apuestas entre los seres humanos. Inmediatamente después de que uno le diga al otro "¿Cuánto te apuestas?" y se acuerde un valor justo adoptado de mutuo acuerdo por ambas partes, se acude a Google (es decir, 'la verdad absoluta e irrefutable') y en la gran mayoría de los casos pinchamos en el enlace de la Wikipedia, sobre todo si el motivo de la discusión es de índole semántico o histórico.

Podremos dudar de las palabras de un catedrático doctor 'honoris causa' que se ha graduado 'summa cum laude' por la Universidad de Columbia, pero nunca dudaremos ni un instante sobre lo que los algoritmos de Google nos ofrecen en menos de 0,23 segundos de búsqueda por las infinitas webs de la World Wide Web. 


Google es la verdad. Dios no ha muerto, sólo ha sido reemplazado. Google es Dios.

Pues bien, acudiendo a esta gran wiki-jueza virtual que utilizamos todos como nuestro Salomón de cabecera, leemos las siguiente definición de un objeto que nunca dejará de sorprendernos, el bidé o bidet:

"Un bidé o bidet (del francés bidet, caballito, en alusión a la postura que se emplea durante su uso) es un recipiente bajo con agua corriente y desagüe, generalmente fabricado de porcelana o loza, ideado para limpiarse los órganos genitales externos y el ano. Es útil también para baños de asiento en personas que padecen hemorroides. Es un elemento habitual del cuarto de baño de muchos países, y prácticamente desconocido en otros; así es accesorio de cuarto de baño muy común en algunos países europeos (especialmente Grecia, Italia, España y Portugal), América latina (especialmente Argentina y Uruguay; allí se encuentran en el aproximadamente 90% de casas), de Oriente Medio y de algunas partes de Asia (particularmente en Japón). Pueden ser instalados en hogares y hoteles privados. En Japón, los bidés son tan comunes que están a menudo presentes en instalaciones de lavabos públicos.


Antiguamente podían tener una ducha perineal, pero actualmente están prohibidas en muchos países por problemas sanitarios: si hubiera un corte del suministro de agua con la válvula abierta, el agua se reintroduciría en la red, por vasos comunicantes, contaminado la red con aguas sucias. Por la misma razón también está prohibida la tradicional alimentación perimetral que actualmente debe de hacerse con un grifo, cuyo chorro debe de estar situado al menos 20 mm por encima del punto más alto que puedan alcanzar las aguas.

Su uso es muy variable también entre las personas. Hay gente que lo utiliza habitualmente y otra que no lo ha usado nunca. Es creencia común que lo utilizan más las mujeres que los hombres."


Para empezar queremos decir que no entendemos la frase "Su uso es muy variable también entre las personas". Si alguien tiene alguna teoría acerca del significado de esta frase, me gustaría conocerla. A mí me ha quitado el sueño.

Por otro lado nos gustaría hacer una pequeña reflexión acerca de este magnífico e inmortal sanitario. Se lo merece. Es un elemento que aguanta el paso del tiempo como ningún otro, a pesar de su aparente carencia de utilidad en el seno de la sociedad en la que vivimos. Resiste generación tras generación como pocos aparatos lo han hecho. Es increíble ver, cómo en una época en la que gente como nosotros jubilamos hace unos cuantos años nuestros Disc-Man en perfecto estado (sin ningún remordimiento) para sustituirlos por los primeros Ipods... y en una sociedad que actualmente hace lo mismo con estos Ipods (a pesar de que cumplen su cometido a la perfección) para cambiarlos por otros de nueva generación que nos ofrecen similares prestaciones... decíamos pues, que es increíble ver como este aparato sigue colocándose en muchas de las actuales promociones de viviendas a pesar de que su uso ha descendido de manera exponencial.

Es como si siguiera habiendo serenos por la calle, a pesar de que ahora existen los porteros automáticos. Como si se siguieran proyectando fresqueras en las viviendas a pesar de que los frigoríficos de ahora incluso tienen conexión a internet y nos hacen la compra en función de nuestros hábitos de consumo. Es un elemento que si no está se echa en falta, y si está ahí la gente no sabe muy bien por qué está consumiendo parte de los metros cuadrados pagados con el sudor de sus frentes.


¿Alguien entiende por qué este elemento aguanta el paso del tiempo con esta naturalidad, frente a la extinción de algunos de sus hermanos? ¿Alguno de vosotros puede explicarnos cómo es posible que en esta sociedad del culto a la ducha diaria, en la que se cataloga como cerdo a todo aquel que no pase su cuerpo por debajo del grifo todas las mañanas sin excepción, pueda sobrevivir un aparato como éste? ¿Alguien puede tratar de que entendamos cómo es posible que vivamos en este mismo instante la extinción progresiva de la bañera en beneficio de la ducha (ya que bañarse no es ecosostenible, en cambio el coche que no nos lo toquen que lo usamos a diario y el aceite de la freidora lo tiramos por el fregadero que eso da igual) pero persista en muchos baños el bidet de manera constante? ¿Cómo es posible que, teniendo en cuenta del precio del metro cuadrado, exista todavía un elemento como este que ocupa espacio, que no podemos "guardar en el trastero" porque no es un mueble, y que tiene un uso muy reducido o prácticamente nulo?

Dejamos esta profunda reflexión en el aire, para que cada uno extraiga sus concusiones. Que la arquitectura no es únicamente el-material-pijito-de-200-euros/m2-que-queda-muy-bien-en-las-fotos. Si la gente se ducha a diario o en su defecto se hace un 'baño polaco' (lavarse la cara, el culo y el sobaco) también debería ser objeto de estudio por parte de esas oficinas contemporáneas que estudian aspectos sociológicos de dudosa fiabilidad, para trazar la línea de acción de sus proyectos. El problema es que quizá eso no queda bien contarlo en una memoria ni en una revista. No queda muy cool que digamos.

Por contra a lo anterior, el otro día leímos esta descripción del bidet, que nos pareció mucho más acertada que la de la Wikipedia (¡¡Blasfemia¡¡). Al menos mucho más propia de estos tiempos. Decía algo así como:

Bidet: Antiguo aparato sanitario situado en al menos uno de los baños de las viviendas, que actualmente cumple las siguientes funciones: Revistero, bebedero para el perro en caso de tenerlo o cesta de la ropa sucia.


Deseamos una larga vida a este maravilloso devorador de metros cuadrados creado por y para el hombre. Un elemento poco comprensible desde la actualidad del ciudadano medio que se ducha a diario, pero que no desaparece de "al menos uno" de los baños de las promociones de viviendas actuales. Una máquina cara si tenemos en cuenta la baja frecuencia de uso de la que goza, y más cara aún si elegimos uno de los fantásticos diseños de Philip Starck para Duravit, que siempre otorgan ese toque de categoría que todo hombre que se precie necesita para nuestros majestuosos baños de 6 metros cuadrados. Hasta para lavarse los bajos hay que tener estilo.

Sale caro hoy en día lavarse el culete.

Que viva el bidet por muchos años más. God save the bidet.


10 comentarios :

Anónimo dijo...

La ducha diaria no es incompatible con lavarse las posaderas cada vez que se hace "uso" de ellas, es más, mejora ostensiblemente la higiene y comodidad de las personas. Pero claro, siempre esta feo decir que uno "tiene que lavarse el culo" por que el papel higiénico es insuficiente para el arreglo.

Este comentario no lo firmo porque va a parecer que yo necesito usarlo...;P

Entre uso y uso, hace las merecidas funciones mencionadas de revistero y sitio donde dejar los pijamas cuando te duchas...

grupo multiDO [Julen Asua+Nieves Merayo] dijo...

Sí... pero estarás conmigo en que "Sale caro hoy en día lavarse el culete".

Sinceramente, la solución Japonesa para los inodoros me parece mucho más efectiva. El inodoro es una máquina de higiene doméstica. Estoy harto de que los sanitarios sean aparatos pasivos y creo que deberían ser un poco más tecnologicos. porque consumen mucho suelo para el trabajo que desarrollan actualmente en una vivienda. Es el caso similar a la comparación que hacemos en el post con el tema de la fresquera-nevera. La nevera tiene "algo" (poquito) de tecnológico y consume menos m2. El inodoro es como hacer un agujero en el suelo del baño para hacer nuestras necesidades.

El bidet y el inodoro integrados es una gran idea que incomprensiblemente no se aplica en europa. Una idea de las simples... de las que sí tienen mercado y aplicación en la vida real. Una idea incluso más sostenible. Pues nada... que no hay manera. Aquí lo empezaremos a utilizar cuando inventen alguna pastilla que te la tomas y no necesitas "ir al baño". Así somos.

Yo preferiría comprarme el revistero en Becara, que por muy caro que me saliese, iba a ser más barato que uno de estos de Duravit.

Miguel dijo...

Yo no confiaría en la tecnología...un amigo se empeñó en poner un inodoro mecánico (de esos que trituran y licuan los residuos y los mandan por un tubo de 50mm)en su nuevo baño (la nueva localización no permitía poner manguetón) se lo desaconsejamos reiteradamente y le advertimos que bajo ningún concepto nos llamara el día que se le estropeara...Toda la tecnología se rompe, antes o después pero se rompe.

enparalelo dijo...

Cuando estás tratando de tener un hijito a las una de la mañana lo de la ducha como que no... mejor el bidé

manuel estepa dijo...

(1) pues a mí me parece muy bien que este "lujo" siga estando presente en nuestros baños.

son varias las razones:

la primera y casi la más importante es que, ante la CUTREZ DESMEDIDA de las promociones actuales, donde se ahorra en todo (dimensiones, calidades, "extras"...) en todo menos en el precio de venta final por el que se ofrecen las viviendas a los compradores, la presencia de este aparato bajito y digno, que ocupa un trocito de planta pero que no ocupa casi volumen, permite hacer baños al menos 1m2 de superficie, y 2,50m3 de volumen más grandes de lo que serían si no tuvieran este elemento, y eso es espacio que, total, lo haya o no lo haya, las promotoras se lo van a cobrar IGUAL a sus clientes, no tengo ninguna duda.

ya sabéis que los precios no bajarían, si por las promotoras fuera, nunca.

por lo tanto es falso que extinguir los bidés rebaje el precio de una vivienda, para nada, es insignificante, y encima quitarlos es apoyar la política de dimensiones de la vivienda normativa, ésa que sólo tiene un metro cuadrado más que la infravivienda y que es la referencia actual de la mayor parte de las promociones de este país CUTRE en el que las viviendas del mercado libre son en la mayoría de los casos iguales que las de protección oficial.

el otro día en mi estudio a alguien se le ocurrió la idea de eliminar por sistema los bidés, en la creencia de que esta decisión haría sonreir de gozo a la promotora y así tener más facilidad para vender cierto proyecto en los tiempos de crisis que corren... seguramente sí, la felicidad se haría presente en la cara de los promotores, y de paso también tendríamos el triste honor de amputar nosotros mismos el casi último "lujo" que podemos proyectar en los baños actuales, que están ya de por sí rozando lo imposible. lamentable.

la segunda razón es más "monumental", y al mismo tiempo de calidad arquitectónica también.

en su tiempo Le Corbusier puso un lavabo, como símbolo industrial y estético, en la planta de entrada de la Villa Savoya, estrictamente fuera de un baño, eran los años veinte, era rompedor... pero al mismo tiempo, si se piensa, es un buen complemento a un espacio de entrada a una casa como ésa, junto a un garaje, con esos coches de los años veinte que había entonces, más abiertos y probablemente algo más sucios para sus ocupantes que los herméticos de ahora.

entrar en la planta noble de una vivienda como ésa, que no deja de ser un palacete, con las manos limpias, con la posibilidad de haberse refrescado la cara si ha sido un día caluroso, no me parece una mala idea, es un placer.

además el lavabo se ponía fuera porque estéticamente es un elemento suficientemente digno, puede ser perfectamente el equivalente a una antigua fuente, caño o abrevadero en el interior de un antiguo zaguán, o a la fuente o el caño de un patio.

manuel estepa dijo...

(2) el bidé de baño, en ese sentido, aunque no se ponga fuera de un baño, es otra fuente, es un lavabo bajo, y por eso está mucho mejor puesto solo que combinado con un inodoro japonés, país donde se mezclarán porque el problema de espacio en Japón será mucho más grave que aquí, pero allí al menos tiene la excusa de la superpoblación, no la excusa de la cuenta de resultados de Paco el Pocero.

en un bidé, además, te puedes lavar los pies, lo cual es un gozo tras un día de verano andando por madrid en sandalias, por ejemplo, y también te puedes cortar las uñas de los dedos de los pies sin hacer posturas raras, sentadito en la tapa del inodoro que tienes normalmente al lado y tal como te cortas las uñas de los dedos de las manos sobre un lavabo.

en nuestras viviendas había antes otra especie de bidé y de fuente, que se colocaba también en el exterior, a la vista, y que tenía su presencia, en una época donde no había electrodomésticos, también es cierto, o donde su uso aún no estaba muy popularizado, y que hoy en día ya ha desaparecido también presa de la fiebre "minimalista" que en realidad en España es la fiebre CUTRECISTA que nos asola con el minimalismo de dimensiones y diseño, sí, y con el maximalismo de precios sin sentido.

son las pilas de lavar.

colocadas en las terrazas de las cocinas -hoy ya ni son terrazas ni nada de los cuchitriles que se proyectan ahora, y cuando las hay- permitían tener, cuando se empezaron a poner junto a ellas las lavadoras, un lugar donde seguir manteniendo en remojo lo que se quisiera, hacer pequeñas tareas de jardinería, un punto más de agua, un chorro y un seno, y en una terraza de la cocina nunca viene mal, para poder limpiar unas zapatillas a gusto, para dejar las botas después de un día de lluvia, hay mil ventajas posibles en el hecho de tener una pila de lavar en casa, puesto que las terrazas de las cocinas funcionaban como cuartos "semiexteriores" de lavado y de posibilidad de todo lo que en un piso no puede haber porque es un piso y no un chalé.

un "lujo" perdido que las promociones de ahora ni se plantean, haciendo viviendas mucho más constreñidas en su espacio y en sus posibilidades, claramente.

manuel estepa dijo...

(3) supongo que andando el tiempo, en esta política de pensar que la reducción constante del espacio vital de una vivienda es lo que nos corresponde por el aumento desmesurado de los precios, después de que hayamos amputado ya la pila de lavar, y haber juntado el inodoro con el bidé, también podemos unir la ducha con la pila de la cocina, la cama con la mesa del salón, y cualquier otro invento más que se nos ocurra, y además todo ello ponerlo en vertical pegado a una pared para que así las casas puedan ser de 10m2 y las promotoras sonrían más aún...

que conste, a mí no me parecen mal todos estos inventos cuando la razón es por ejemplo por la ecología, la racionalidad, la sostenibilidad, incluso hasta la originalidad de ciertos planteamientos ocasionales, o el que simplemente haya unos mínimos para todos... pero cuando todo esto desemboca en una carrera en la que las viviendas son cada vez más pequeñas, sin aportar absolutamente nada nuevo como compensación -y esto es muy importante-, y la vida y las posibilidades en ellas están cada vez más constreñidas, cuando una pantalla plana de televisión que sustituye a los anteriores televisores de tubos de rayos catódicos incita a "los normativos" a pensar que la dimensión mínima de uno de los lados de un salón, que hoy es de ¡3 metros!, se puede reducir en otro 0,5 metro más por este cambio de costumbres... considero que estamos en una espiral que va sencillamente hacia la idiotez.

si en las viviendas de ahora ya ni se puede poner una las antiguas maquetas de Ibertren de la escala grande... si hay que salirse de la habitación para montar un simple scalextric...

¿quieren que estemos todos los días en la calle sin pasar por casa nada más que para dormir?

¿quieren que la violencia conyugal siga aumentando porque no haya espacio suficiente en una sola casa para la convivencia normal de dos personas adultas, con sus cabreos y sus momentos de tensión que la variedad de espacio y una mínima amplitud vital indudablemente ayudan a atemperar?

manuel estepa dijo...

(4) perfecto, sigamos reduciendo el espacio vital de las viviendas, ahoguemos a los habitantes, privémoslos de cualquier posibilidad de cultivo de nada que no sea jugar a la consola o escuchar música en un microaparato de reproducción de los de ahora, sigamos haciendo zulos, cárceles y cuchitriles, y ya veremos cómo sigue creciendo la frustración y la depresión en nuestra nada bien educada sociedad española... en japón los depresivos se suicidan, por educación, aquí todo el mundo grita, incluso matan a sus parejas, estoy seguro de que en parte porque los cuchitriles en los que vive la gente y la cutrez y desorganización espacial en la que muchas veces vivimos hacen mucho más probable que en el momento de tener el posible arma del crimen en las manos la víctima esté prácticamente atrapada en esta "arquitectura".

esto último quizá sea una exageración, pero no dudo de que la mala calidad espacial influye negativamente en la vida de las personas.

es la cualidad educativa y organizadora del espacio, algo que sólo la Arquitectura puede proporcionar frente a otras ciencias.

y sobre todo, con todas estas reducciones de precios, espacios y calidades, ¿por qué cojones los precios de la vivienda no bajan?

nada, nada, el mantenimiento del bidé, además de algo que, simplemente, se les ha escapado a los planificadores del estrujamiento vital que hacen las promotoras para obtener beneficios ilimitados, es, curiosamente, una bandera de la defensa de la arquitectura de calidad... EN LA CALIDAD DE QUE LA VIVIENDA TENGA ESPACIO SUFICIENTE PARA UNA VIDA DIGNA DE SUS HABITANTES, PARA PODER RESPIRAR A GUSTO DENTRO DE LA CASA DE CADA UNO, Y HACER LO QUE TE SALGA DE LOS HUEVOS SIN MOLESTAR A NADIE, coño.

no al ataud, no a los micropisos basados en la cutrez, y sí al bidé, que quizá hoy sea el último lujo espacial que nos queda.

manuel estepa

miguel Font dijo...

Las sartenes, generalmente se lavan pasando antes por ellas un papel para sacar "lo gordo" y facilitar así la posterior limpieza con jabón, detergente o similar, pero a nadie se le ocurre guardar la sartén, si tras la pasada por el papel no se ha limpiado posteriormente en condiciones.
Por el artículo leído, creo suponer que los autores (hombre y mujer), tras defecar, o cagar, si la palabra les parece desfasada, se limitan a restregar un papel alrededor del ano, sacando "lo gordo" y esparciendo los restos menos considerables, con mayor o menor éxito en función de las bellosidades o pelos de que se disponga. En esas condiciones se calzan de nuevo el calzoncillo o las bragas y !hala! a ser encantadores.
Las mujeres que se dedican al oficio mas viejo del mundo, antes de proceder con un cliente, se lavan y obligan al penitente a hacer lo propio, lavándose al menos ellas, también posteriormente. Los autores del artículo (hombre y mujer), por lo que se deduce, ni antes ni después proceden a tal forma de aseo, actitud que según estudios recientes de prestigiosas universidades americanas es una de las principales causas de divorcio de gran parte de las parejas, cuando no de prescindir de las relaciones sexuales, por malos olores del compañero o compañera y sobre todo de la limitación a ciertas posturas clásicas, en lo que queda gran parte de las relaciones de muchos matrimonios.
¿Como se solucionan todos esos problemas? Con un bidé y una actitud higienica mínimamente presentable.
Resulta altamente descorazonador el pensar en el alto grado de guarrerías que pueden hacerse si no se ha tenido una educación en condiciones, aunque el colmo es el hacer bandera de ello, dejando a las claras que el grado de suciedad personal, incluso les parece normal y deseable.
Prueben algún día a no ser unos guarros, su pareja se lo agradecerá, ustedes se sentirán mejor y evitarán hacer el ridículo de ponerse en evidencia con tamaño desatino.
Un promotor inmobiliario (curioso, ¿verdad?)

grupo multiDO [Julen Asua+Nieves Merayo] dijo...

Gracias por el explícito comentario Miguel. A pesar de todo, te agradecería que no especulases sobre nuestras intimidades higiénicas, ya que no era el objeto del presente texto. La cuestión era mostrar nuestra admiración por la supervivencia de un elemento como el bidet en la era de los recortes presupuestarios y ajustes de metros cuadrados... cuando de todos es sabido que su uso en países como este no es tan frecuente como en otras sociedades vecinas (siendo, por supuesto, generalistas y para nada hablando de lo que nosotros hacemos o dejamos de hacer al ir al baño, que no es de la incumbencia de nadie). En ningún momento quisimos decir que nuestra opinión es que debiera desaparecer... al contrario... nos encanta su exsistencia y le deseamos una larga y próspera vida... (sugerimos volver a leer el texto con algo más de tiempo y concentración) pero no dejamos de sorprendernos (tal y como indicamos) que nadie haya buscado alternativas más tecnológicas como en Japón, para ahorrarse unos euros en superficies....

Gracias por tus clases de educación sanitaria y por compartir con nosotros tus costumbres íntimas, pero como comprenderás no era el objeto de lo que queríamos expresar con el artículo.

Insistimos.... como dijimos al acabar el texto.... Que viva el bidet por muchos años más. God save the bidet. (Creo que esta frase deja clara nuestra postura, pero como siempre, todo el mundo es libre de interpretar lo que le salga del orto... eso sí... luego por supuesto... pase usted por el bidé... para no dejar rastro alguno)

Un saludo