21 feb. 2008

Un talento especial

Fíjate en él, por ejemplo - dije mostrándole al joven y apuesto barman que estaba picando hielo con expresión seria-. Le pago un sueldo muy alto. Tanto que los demás se quedarían sorprendidos si lo supieran. Eso lo mantengo en secreto. La razón por la que le pago únicamente a él un salario tan alto es porque tiene un talento especial para hacer los cócteles. Tal vez la mayoría de la gente no lo sepa, pero no todo el mundo puede hacer buenos cócteles. 

Por supuesto, esforzándose, uno puede alcanzar un nivel aceptable. Pero, si se quiere ir más lejos, hay que tener un talento especial. Igual que para tocar el piano, pintar un cuadro o correr cien metros. Yo mismo hago los cócteles bastante bien. He investigado mucho, he practicado horas y horas. Pero mis mezclas no pueden comparase a las suyas. Aunque ponga exactamente el mismo licor y agite la coctelera exactamente el mismo tiempo, el sabor es distinto. Vete a saber por qué. Es talento, sin más. Como en el arte. 

Existe una línea, hay quien puede cruzarla y hay quien no. 

Por eso, si encuentras a alguien con talento, trátale bien para que no se vaya.

Extraído de 'Al sur de la frontera, al oeste del Sol' de Haruki Murakami

No hay comentarios :