6 nov. 2007

Predicar en el desierto

Hello World.

No tenemos una idea preconcebida de cómo va a evolucionar este espacio. No queremos fijar unas reglas acerca de lo que vamos a decir o hacer. Las normas no sirven más que para buscar culpables y para saber a quién debemos dirigir nuestras miradas de odio en caso de que algo falle. Y aquí no puede fallar nada. Esto es prueba y error. Es prueba y acierto. Es arriesgarse a ofrecer soluciones y a exponer caminos de actuación. Es disponer de un pequeño rincón donde poder expresarnos libremente y donde poder exponer nuestras obsesiones.

Reivindicamos el libre mercado de la realidad y las ideas. Estamos hartos de que sólo hablen los mismos desde sus púlpitos inquebrantables e infranqueables. Estamos cansados de escuchar a la misma voz diciéndonos lo que ya hemos escuchado mil veces. Queremos hablar y queremos atentar contra el monopolio de los que se aferran a sus tronos imponiendo a los demás una manera de hacer o de pensar.

Si a alguien en algún momento le pudiera servir lo que aquí quede escrito, el esfuerzo habrá merecido la pena. Si por el contrario nadie lee jamás nada de lo aquí expuesto, entonces quedará para nosotros.

Creemos en el diálogo y en la intercomunicación como método efectivo de proyecto. Una conversación acerca de un problema en un producto arquitectónico es una herramienta más para alcanzar su solución. Un diálogo es un papel de croquis.

Buscamos un lugar donde poder desatar nuestras obsesiones. Un pequeño espacio donde poder hablar de lo que queramos. Donde probar. Donde fallar. Donde acertar. Donde escribir lo que muchas veces queda escrito en papeles arrugados que acaban perdidos en algún cajón de una habitación desordenada.

Buscamos un lugar que nos permita predicar en el desierto.

No hay comentarios :