28 nov. 2010

Habla pueblo, habla

Cada vez que leo una noticia relacionada con temas de arquitectura, en cualquiera de los periódicos digitales de este país, me pasa lo mismo. Automáticamente me voy a la sección de comentarios para valorar lo que allí se dice. Para tratar de tener una idea de cuál es la opinión general sobre este tema. Para tantear el sentir general de la masa crítica. Gran error. Antes de ponerte a leer los comentarios anónimos de millones de entes aburridos que quieren hablar mucho sin saber nada, debería figurar una advertencia como la que viene en las cajetillas de tabaco. 

"Es malo para la salud. Puede matar. Puede causar esterilidad e impotencia. Puede volverte completamente loco. ¡¡No lo hagas, insensato!!"


¿Cómo puede haber tantísima gente que sepa de todo? Realmente, vivimos en una sociedad de genios, pero no sabemos valorarla como se merece. Ellos sabrían cómo erradicar el hambre, las guerras y las desigualdades sociales del mundo... pero no quieren decirnos la clave. Son mentes privilegiadas capaces de hablar de política, arquitectura, leyes, medicina, religiones, conflictos internacionales, armas nucleares, delitos fiscales, tramas corruptas, análisis económicos a escala global... y a la vez realizan profundas investigaciones y tesis doctorales acerca del madrid-barça del próximo lunes, del último gran fichaje del levante, de la distancia que ha recorrido CR9 desde que comenzó su carrera futbolística (en yardas, pies, codos y parsecs), y de la dolorosa separación entre el torero Espartaco y su pareja Patricia Rato. 

Vivimos rodeados de catedráticos, filósofos e intelectuales que no se pierden ni una edición del Sálvame Deluxe, y no somos conscientes de ello. Profesores, catedráticos y doctores honoris causa capaces de hablar de la fisión de protones en el núcleo del átomo, con una curiosa manera de expresarse que es sospechosamente cercana a la que podría tener Belén Esteban. Eso es lo que más me escama. ¿Genios conocedores de todo y opinadores profesionales de temas variopintos, pero que escriben en un lenguaje ininteligible, casi como si estuvieran enviando un sms a Yola Berrocal?

Pero la verdad es que al margen del escaso nivel intelectual que parece imperar en los troll-analistas aburridos de este país, creo que la lectura de estos comentarios es vital para poder realizar una valoración global de la opinión de las masas sobre un tema concreto. Esto no es irónico. Lo digo en serio. Ahí es donde vamos a poder valorar de verdad lo que opina la masa crítica.

Como muestra, un botón.

[Modo ironic: ON]

El otro día estábamos leyendo uno de los periódicos nacionales más prestigiosos y serios de este país... el 20minutos... cuando descubrimos con asombro una noticia que nos dejó impresionados. Nos dejó literalmente sin respiración. Adjunto el enlace aquí. Haciendo alarde de una ardua labor de investigación periodística, este periódico pone al descubierto una realidad acerca de nuestro panorama profesional que no coincide para nada con la que nosotros percibimos desde nuestras acomodadas posiciones: Falsos autónomos, paro, desempleados sin subsidio, sueldos brutos de 6.400 euros anuales, inestabilidad, explotación.... Cualquiera lo diría teniendo en cuenta la vidorra que nos hemos pegado todos nosotros, ¿verdad? Ya sabéis. No os acostumbréis demasiado a seguir viviendo a todo trapo, chicos... Olvidad los coches de lujo que conducíais, la ropa italiana de firma que vestíais incluso para ir al gimnasio, los kilos y kilos de filas de cocaína pura que se dispensaban gratis en vuestras fiestas privadas con la alta sociedad, las prostitutas y prostitutos de alto standing, los contratos millonarios, las cenas en restaurantes privilegiados, las mansiones en las que vivíais, y los sueldos millonarios que percibíais hasta ahora por el simple hecho de "firmar" unos planitos. Llegan tiempos duros. Lo anticipa el 20minutos. Gracias prensa. Gracias por iluminarnos con tu sabidurida. Gracias por abrirnos los ojos a la nueva realidad que nos ha pillado desprevenidos.

[Modo ironic: OFF]

En el fantástico blog de n+1, José María Echarte hizo un estupendo análisis crítico de dicha noticia y nos gustaría hacer nuestras sus palabras. No merece la pena repetirlo ya que estaba perfectamente explicado con la ironía y el criterio que les caracteriza. Pero dejando al margen las valoraciones acerca de la "rabiosa actualidad" de esta noticia, me gustaría que hicierais un acto de fé leyendo los comentarios que están al final de la misma. Respirad hondo. Armaos de valor. Al toro.

Reproducimos a continuación algunos de los más iluminados. Nota: Están directamente copiados y pegados, con faltas de ortografía incluidas.

// jajajaja...esta gente son los que mas roban y menejan dinero en negro..la mayoria estan como autonomos y solo se dedican a firmar boletines..se ganan una buena pasta por debajo de la mesa..hombre ..esta bien de algo hay que vivir.. // lo siento por ellos, pero se llenaron los bolsillos en su día...así que ahora apechuguen como el resto // q s jodan // En la tele salen siempre arquitectos jubilados con unas pedazo casa que lo flipas... Por lo que entiendo que las cantidades que aparecen en la noticia son de risa... y luego cobran en negro o "B"... // Los que conozco yo cobran un porciento (suele ser 15-20% del precio total de la construccion). Por ejemplo si una casa o un edificio cuesta 20 millones construirla el arquitecto les cobra 20% por diseñarle los planos. O sea 400,000 euros o dolares. // Pues yo no entiendo para que estudian una carrera en la que no tienen futuro,hay muchisimos oficios que tienen demanda y no se encuentran buenos torneros,ni chapistas, ni......si no ganais de arquitectos bajaros del burro y poneros de camareros,que coño,pero no vengais a llorarnos a nosotros. // ¿Qué es un Arquitecto? es un tipo que no fue tan hombre como para estudiar ingeniería, ni tan gay como para estudiar Diseño de interiores. // Jajaja... arquitectos cobrando 15 mil euros al año...al mes era la realidad... que estan mal? bastante se han forrado participando en la burbuja. //

El pueblo habla. El pueblo se expresa. Sus comentarios pueden a ayudar a obtener una idea global de la visión que tienen sobre un tema concreto, a pesar de que en la mayoría de los casos se observe una incultura, una desinformación, una rabia, un ataque ciego y sistemático hacia todo y un resentimiento amargo que no somos capaces de asimilar.

Esto mismo ocurre de una manera especialmente agresiva cada vez que se habla de "los arquitectos" en la red. Siempre es el mismo argumento. Siempre son las mismas críticas. Siempre son las mismas palabras de continuo ataque a un colectivo profesional, como si nosotros fuéramos el único demonio que ha hecho que las cosas en España estén como están ahora. Esta es la visión que tiene una buena parte de la sociedad de nosotros. Esta es la opinión que hemos ido generando en la sociedad durante años, y por lo que parece no despertamos ninguna simpatía ni confianza entre nuestros posibles clientes. Todo esto es muy preocupante, la verdad.

El otro día, un amigo me comentaba exactamente lo mismo: "Bueno, oye... no os quejéis tanto por vuestra situación que hay mucha gente así y vosotros no ibais a ser unos privilegiados... Además, bastante os habéis llenado los bolsillos hace unos años así que ahora a joderse si os viene una mala racha".

Inmediatamente yo le dije: "Ahhh, vale. Ya entiendo. Tú estudiaste económicas si no me equivoco, ¿verdad?. Y ahora estás trabajado en un banco, ¿no es así?. Perfecto. Consecuentemente, y siguiendo tu mismo argumento, eso me da derecho a afirmar que tú eres uno de los hijosdeputa que se forran a costa del trabajo del obrero, que eres uno de los que ha contribuido a generar el descalabro económico mundial y que estás todo el día especulando con el dinero ajeno para forrarte y vivir a cuerpo de rey. ¿Me equivoco?".

Él puso cara de sorpresa y me replicó: "Oye, oye... jajaja... No te pases ni un pelo... Que yo trabajo para un banco, pero yo no soy banquero. Yo no soy ninguno de los hermanos Lehman, ni me apellido Botín, ni estoy en ninguna junta de accionistas del BBVA. Yo soy un currito en un banco. Me dedico al papeleo y cobro una mierda para todo lo que trabajo. Yo no me he forrado ni me forraré jamás con mi trabajo. Ni tomo decisiones importantes ni he contribuido a nada con lo que hago. Soy un empleado más de un banco y no tengo ni despacho propio".

En ese momento yo le contesté: "¿Tengo pinta de haber planificado un sistema de especulación inmobiliaria? ¿Tengo pinta acaso de llamarme Norman Foster? Que no se te olvide nunca que, al igual que tú, la mayoría de la gente que trabaja en el sector bancario o que se dedican a la profesión de arquitecto, son gente como la que has descrito. Mal pagados, sin despacho, sin influencias y sin posibilidad de llenarse los bolsillos con ningún negocio. La inmensa mayoría, en cualquier sector, son curritos sin voz ni voto. Así que ten en cuenta que cuando los arquitectos nos quejamos, lo estamos haciendo porque, en general, somos esa gran mayoría silenciosa que trabaja para otras empresas. No me jodas con demagogias baratas de que antes nos forrábamos y no decíamos ni mu porque yo, al igual que tú, no formo parte de esa esfera".

Se quedó pensando. Le costó entenderlo porque para él un arquitecto es un arquitecto. No había diferencias entre unos y otros. Creo que al final lo comprendió, pero no os creáis que fue facil que lo hiciera ni siquiera tomando como ejemplo directo el de su propio caso como trabajador de un banco.

Entiendo que no hemos sabido que la sociedad nos comprenda. Nadie nos respeta porque nosotros mismos nos hemos desprestigiado hasta unos límites que rozan la vergüenza. Pseudoartistas que hablan mucho para no decir nada. Divos y estrellas del pop a los que les interesa mucho más la foto y la pose que el trabajo bien hecho y la profesionalidad. Charlatanes de poca monta vestidos de Prada que venden humo, a los que lo único que les quita el sueño es la posición que ocupan en el ranking de la Vanity Fair. Telepredicadores y mentirosos que no han sabido jamás hacer un trabajo honesto, profesional, sincero y anónimo. Eso es lo que hemos cosechado gracias a nuestras referencias del star-system, y eso es lo que ahora estamos recolectando.
 
Lo único que tenemos claro es que aunque contratásemos a Don Draper y se currase la mejor campaña de marketing de su vida, se las iba a ver y desear para modificar la imagen que tiene hoy la sociedad de nuestra profesión.

Deberíamos haber aprendido a trasmitir de una manera más humana nuestras intenciones, y a que la gente nos valorase por nuestro trabajo en vez de por nuestros aires de divos. Deberíamos haber sabido cómo ser buenos profesionales para que la gente no nos viese como un estorbo sino como una necesidad. El pueblo habla, y aunque estén equivocados con muchas de las cosas que piensan acerca de nuestra profesión, resulta que ahí contemplamos un fiel reflejo de lo que opinan de nuestro trabajo. Para ellos somos prescindibles, somos corruptos, somos unos sacacuartos, somos unos caraduras que viven a cuerpo de rey, somos unos vagos que cobran millones por no hacer nada, somos innecesarios, somos escoria.

¿Nos interesa seguir realmente funcionando como lo hemos hecho hasta ahora? ¿Creeis que es una buena estrategia de trabajo? Debemos hacer una profunda reflexión sobre la negatividad de todos esos comentarios. Si seguimos así, no tardaremos en desaparecer en unos cuantos años.

Pero esto no queda aquí... No sólo tenemos cera para nosotros... para los arquitectos. Queremos llegar a las dos partes del problema. Somos conscientes de nuestros errores y queremos subsanarlos, por supuesto. Pero también sentimos la necesidad de contestar a toda esta pandilla de intelectuales frustrados que opinan y opinan y opinan sin tener ni idea de nada y lo hacen de una manera absolutamente destructiva. Queremos contestar a todos esos profesionales de tirar la piedra y esconder la mano, que ponen el grito en el cielo por todo sin hacer ni una mínima autocrítica de nada y que son unos genios de lanzar mierda a diestro y siniestro de manera infundada y gratuita. Queremos darles cera porque ya estamos un poco hartos de tener que aguantar a tanto sabelotodo.

Aceptamos las criticas, pero no toleramos las demonizaciones sistemáticas sin fundamento y sin base. Ya está bien, muchachos. Hay un límite para las cosas y lo habéis superado con creces.

Valoramos vuestra opinión, y hacemos autocrítica. Pero eso no implica que no sintamos la necesidad de dedicaros unas palabras.

Pero eso será en la próxima entrada. Estamos seguros que a más de uno se le atragantará la cena cuando lo lea.

Continúa en la siguiente entrada: Sin pecado concebido

1 comentario :

Miguel Villegas dijo...

Genial, verídico y triste. Estamos pagando justos por pecadores. La única excusa y razón que veo para esto es que cuando se pudo, la avaricia cegó a muchos compañeros. No lo hicimos en su momento por no tener oportunidades, pero si un promotor nos hubiera encargado chorrocientosmil pitufos de golpe, ni puedo ni voy a decir que "yo hubiera dicho que no". Ahora mismo, creo que si me negaría, o al menos, trataría de hacerlo "de otra manera".