30 may. 2010

148

[Madrid / Exterior / Día] 



[Calle Barquillo. 12:24 a.m. Año 2011. Sede del Colegio de Arquitectos. Un día cualquiera de una semana cualquiera. Un arquitecto espera su turno para entrar a un despacho en el piso tercero. En la puerta del despacho hay un cartel que pone: 'Oficina de atención de medidas desesperadas y otras actuaciones duras, pero a veces necesarias'. En una pantalla se puede ver un contador numérico que marca el 243B. De pronto, el número cambia y marca 244B. El arquitecto mira su papeleta, se levanta, mira a su alrededor, entra en el despacho y se sienta frente al comité de evaluación. 
El arquitecto comienza a hablar]

Pues, veréis... os vas a reír... jejeje... os vas a reír cuando os lo cuente. No imagináis lo que me ha pasado. Es que tiene guasa. Veréis, queridos compañeros. Os cuento...


Que resulta que es que no me da. Lo he intentado de todas las maneras posibles y no me da. No me miréis así que es verdad, que os juro que he estado aguantando y aguantando pero al final no me ha quedado más remedio que acudir al Colegio en busca de ayuda. No me llega y punto. Me ha pillado el toro y no hay manera de salir de este agujero sin ayuda. 

Y por eso estoy aquí...


Resulta que yo había calculado que me iba a llegar para todo, pero me equivoqué. Desde que empezó esta crisis he ido realizando recortes sistemáticos de todas las cosas de las que podía prescindir. Adopté medidas drásticas de reducción de gastos y apliqué una economía de guerra y un fuerte control de los gastos superfluos que he ido cumpliendo a rajatabla.


Tenía ligeras esperanzas puestas en que esta crisis no fuera a durar tanto y no fuera a golpearnos tan tan fuerte, pero está visto que me equivoqué. Esta situación ha machacado al trabajador y está durando mucho más de lo previsto. Pues eso, lo dicho... que me equivoqué de lleno... jajaja... y nada... aquí me tenéis... Resulta que el banco me tiene cogido bien fuerte de las pelotas con la hipoteca y está apretándomelas cada día un poco más. Y por si fuera poco mi mujer y yo estamos esperando nuestro segundo hijo. Y además mi primer hijo, que ahora tiene 16 años, no admite que le bajemos la paga mensual de 4000 euros que le damos para sus cosillas. ¿Y os he dicho ya que mi madre se ha puesto un poco enferma y vamos a necesitar dinero para pruebas médicas? Pues eso. Que he calculado mal. 

Qué gracioso todo, ¿verdad?


Bueno, a lo que íbamos, que es para lo que he venido. Que os adelanto que o hay más remedio de tomar una serie de medidas desesperadas si no queréis verme morder el polvo. Podéis estar seguros que estas medidas serán duras de cumplir para todos y para mi muy difíciles de aplicar. Pero es lo que hay. El tema es que este año, teniendo en cuenta lo que os he explicado antes, pues eso... que este año... si no os importa... pues que no os voy a pagar completa la cuota de colegiación y también me gustaría advertiros que los proyectos que vise durante este año y el siguiente no voy a poder pagarlos...


Como podréis imaginar esto no lo hago por gusto. Ha sido una decisión muy difícil de adoptar. La cuestión es que me encuentro en una situación crítica y estoy pensando en muchas posibilidades para salir de este atolladero. Pero mientras se me ocurre algo, ¿qué os parece si quedamos en eso?


¿Os parece bien? Joder chavales... gracias. No esperaba menos de vosotros. Mil gracias por entenderlo. Sois la hostia. Gracias, de verdad.


Bueno, pues nada. Que yo ya me voy. No os quiero entretener más que tendréis otras peticiones que atender. Por cierto, se me olvidaba. ¿No tendréis un par de billetes de 100 euros por ahí para pasar la semana no?. Joder tios muchas gracias otra vez, en serio. Os lo devuelvo fijo. Pero por si acaso se me olvida recordádmelo que tengo una cabeza yo que....


Bueno, pues lo dicho. Que muchas gracias de nuevo por todo.


[El arquitecto abandona el despacho con cara de satisfacción. Su Colegio le ha ayudado. La organización ha 'arrimado el hombro' y le ha prestado todo su apoyo para salir del momento que está atravesando. El número de la pantalla cambia repentinamente marcando el 245B. Otro arquitecto de la sala de espera se levanta y procede a entrar en el despacho con su demanda de ayuda preparada. Seguro que el Colegio no le dejará en la estacada. Seguro que ese gran Colegio, volverá a velar por sus intereses. Como ha ocurrido siempre]


Cuando cuentas esta historia así, en el sentido inverso, suena como si fuera un chiste. Nadie en su sano juicio creería que esto que hemos contado pudiera algún día llegar a pasar. Bueno, pues esto es exactamente lo que esta pasando pero no nos parece un chiste y probablemente pagaremos como tontos del culo y sin rechistar. Y, ¿queréis que os digamos por qué creemos que pagaremos sin decir ni pío y por qué no nos parece un chiste? Porque estamos tan acostumbrados a que nos den diariamente por el culo que ya apenas sentimos nada. Todo va siempre en la misma dirección y uno empieza a estar ya hasta el gorro de todo y de todos.

No está aprobado todavía pero parece ser que la derrama será de 148 euros más iva.


Ahí queda eso.

La propuesta de acuerdo emitida por el COAM se resume en estos tres puntos:

+ Establecer para el ejercicio 2010 una derrama de 148EUR más IVA a los arquitectos colegiados en modalidad 'tipo A' y 'tipo B', la cual se pondrá al cobro en el mes de junio de 2010.

Incrementar un 5% el valor del módulo m de la cuota de visado, que pasa de 464EUR a 487,2EUR para el resto del ejercicio 2010.

El presente acuerdo entrará en vigor al día siguiente de su publicación a través de los medios de difusión colegiales.



Pues señores, lo siento en el alma pero YO NO ACATO esta mierda. Me niego. Han oido bien. No.


El colegio está mal y hay que ayudarle. Hay que achicar entre todos el agua para evitar que el barco de papel se hunda en el océano de mentiras por el que navegábamos. Hay que 'arrimar el hombro'. Esta expresión me hace mucha gracia porque la estoy oyendo últimamente demasiadas veces y curiosamente siempre lo dicen los mismos. Pues eso, que hay que arrimar el hombro y apoquinar para ayudar al colegio de arquitectos y evitar la catástrofe derivada de esta horrible crisis. Parece ser que aquí los demás estamos viviendo en un mundo paralelo en el que no hay crisis ni nada que se le parezca. Parece ser que los demás estamos viviendo de puta madre y no tenemos ningún problema en pagar.


Pues eso, queridos compañeros. Pagad si queréis. Pagad sin rechistar. Y ya veréis lo que acaba pasando.


Eso sí, aquel que pague un solo euro ahora se arriesga a que en septiembre le vuelvan a hacer otra derrama y otra en enero si hace falta. Y así sucesivamente hasta que ya llegue un día en que tengáis que decir que no. Pero no pasa nada, hombre. Ahora pagad y punto. Pero tened en cuenta que en esta ecuación de subidas repentinas de impuestos faltan algunos términos que también se han puesto de moda, y de los que nadie ha hablado:

La dimisión inmediata de los directivos que han permitido que este desastre en las cuentas se produzca.

+ Una revisión total de los parámetros que han permitido que este desastre en las cuentas se produzca, ya que si de verdad quienes gestionan esto están basándose en un sistema que es incapaz de prever que la fuente de ingresos podía agotarse es una demostración de que dicho sistema es una basura.


Tampoco se entiende muy bien por qué estas medidas se adoptan de sopetón, sobre la marcha y aparentemente sin ningún plan de funcionamiento a largo plazo. Estarán esperando que en X meses las cosas se reactiven y vuelvan a un estado al menos parecido a como estaban antes. Pero yo me pregunto, ¿y si esto no ocurre? ¿Qué pasará en unos meses si las cosas no mejoran? ¿Habrá que pagar más derramas? Si no han sido capaces de prever este desastre, entonces nos están diciendo a todos a la cara que directamente no tienen ni idea de qué puede pasar en el futuro porque no existe previsión ni gestión.

Me da igual que sean 148 euros más IVA o que hubieran sido 2 euros más IVA. Me niego a pagar un sólo euro porque bastante tengo yo con seguir manteniéndome en pie. No quiero salvar a nadie porque nadie ha hecho nada jamás por ayudarme a mi a aguantar el tirón. Lo siento, señores del colegio, pero no han hecho nada para que yo sienta el deber moral de ayudarles a ustedes. No han sabido velar por mis intereses y han funcionado únicamente como una máquina registradora obligatoria por la que todos teníamos que pasar, así que ahora no me vengan con que tenemos que 'arrimar el hombro' porque no estoy dispuesto a ello.

Lo siento, de verdad.

Yo no voy a pagarles un sólo euro más del que teníamos acordado a principio de año. No me hagan a mi ser el solucionador de sus problemas financieros porque ustedes jamás me ayudarían con los míos. No quieran echar encima el muerto a todos aquellos por los que no han hecho nada durante años y años.

Ahora están pagando con intereses su total despreocupación por los problemas de la profesión. Han estado mirando para otro lado porque seguían llenando su caja registradora, y ahora que esa caja se ha detenido y no entra la misma cantidad de dinero es cuando acuden a nosotros para que les saquemos las castañas del fuego.

No, señores. Mi aportación a su desvergüenza sera nada más y nada menos que de CERO euros (IVA no incluido). Así es como quiero pagarles y agradecerles su gestión y la defensa de la profesión que han llevado a cabo durante todos estos. 

Cero euros. Ni más ni menos.

Conmigo no cuenten.

1 comentario :

joven dijo...

hi, you have nice blog.. u can view also mine..http://akoniwares.blogspot.com