1 may. 2010

Bienvenidos al Planeta de los Conformismos

Feliz Primero de Mayo. Feliz día del Trabajador. Feliz día del Movimiento Obrero... aunque últimamente la verdad es que no haya mucho de esas dos cosas, que digamos. Ni de movilizaciones... ni de obreros...


Muchos compañeros (grandes profesionales y mejores personas) ven pasar los días desde sus casas, mientras acuden de vez en cuando a alguna entrevista de trabajo y nos cuentan las fantásticas condiciones que les ofertan.


40 horas de trabajo semanales que acabarán siendo 60 si el proyecto así lo requiere. Horas extras no pagadas, pero obligatorias cuando sea necesario (o sea, siempre). Contratos temporales con clausulas abusivas. Salario: 900 euros brutos al mes. Horario: de 9 a 14:30 y de 16:00 a 19:00. Imprescindible dominar inglés, francés y griego. Oferta dirigida a candidatos titulados superiores con no menos de 5 años de experiencia en el sector. Coche propio. Dominio de Autocad, Photoshop, 3DStudio, Rhino, Menphis, Office, Presto, Cype y si suena la flauta y sabe hacer páginas web nos actualiza la del estudio que ya está desfasada. Imprescindible también conocimientos de Cafeteras Nespresso para los cafés de media mañana, los cuales tendrán una duración estimada de entre 30 y 40 segundos.

Tus días son nuestros. Tus noches son nuestras. Tu vida es nuestra.


Y los que todavía tenemos la suerte de conservar nuestro trabajo, estamos en unas condiciones lamentables, y encima tenemos que estar agradecidos por poder seguir pagando (a duras penas) el alquiler del piso.


Bienvenidos a La Nueva Esclavitud del Siglo XXI. Bienvenidos al Mundo de la Mentira y la Ignorancia. Bienvenidos a la Época de las Sociedades Vacías y Sometidas. Bienvenidos a la Mierda de Mundo que hemos construido entre todos a base de esfuerzo y dedicación. Bienvenidos al Sistema de las Voluntades Anuladas. Bienvenidos a la Nueva Religión de la Hipocresía y el Absurdo. Bienvenidos al Planeta de los Conformismos, aquel donde las cosas sin importancia son veneradas en altares mientras que aquellos aspectos vitales son olvidados en el fondo de algún cajón.


Bienvenidos al Universo del Idealismo Cero.


Ya es demasiado tarde para rebeliones. Ya no es tiempo de revoluciones. Ya nadie quiere alzarse para luchar por nada. Hemos aceptado con demasiada tranquilidad que aquellos que dictan las normas sean los mismos que se las saltan en su propio beneficio. Hemos asumido que el corrupto y el ladrón sea un triunfador y siempre se salga con la suya. Hemos aceptado con total naturalidad que aquellos que dirigen el mundo sean los mismos que nos roban a diario enfrente de nuestras narices. Hemos vendido nuestras almas y estamos sometidos a ellos. 



Nos da igual todo. Y eso es lo peor que puede ocurrir.



Nadie actúa y nadie se queja demasiado alto. Nadie reivindica nada ni se hace valer. Mientras a nadie le falte el Madrid-Barça ni el Sálvame Deluxe, la Seguridad Nacional está garantizada. Nos matamos entre nosotros por cosas superfluas y estúpidas, y nos importa una puta mierda lo verdaderamente importante.



Eso sí, no seremos nosotros los que nos conformemos con las migajas. No nos vamos a quedar parados viéndolas venir sin hacer nada para cambiar lo que no nos gusta. No vamos a ver la vida pasar como meros espectadores. Nosotros seguiremos siendo los que dirigen el rumbo de nuestras propias vidas. Nosotros no vamos a dejar de tener ilusiones y emociones. Nosotros no nos vamos a quedar de brazos cruzados. Nosotros no hemos perdido la capacidad de perseguir nuestros sueños.



Es todo tan ridículo que, en un día como hoy, sólo puedo acordarme de mis padres y pedirles perdón.



Papá. Mamá. Quiero deciros que lo siento. Siento que todo lo que luchasteis en vuestra generación por mejorar las condiciones laborales no haya servido para nada. Siento haber tirado por la borda todo lo que vosotros conseguisteis. Siento que todo vuestro esfuerzo haya sido en vano. Siento haber contribuido a generar una sociedad tan ridícula, tan conformista y tan vacía como esta a la que pertenecemos. Siento no haber estado a la altura de las circunstancias. Siento haberos decepcionado. Siento que todo se nos haya escapado de las manos de esta manera. Siento, desde lo más profundo de mi corazón, que vuestras exigencias y vuestros logros hayan durado tan poco.



Lo siento de verdad.

Espero que podáis perdonarnos.



Recomendamos, en un día como hoy, la lectura de una entrada que publicamos en junio del 2008, titulada "La Moral de los Esclavos"

1 comentario :

pal pal dijo...

SOÍS COJONUDOS, HARÍA FALTA UNOS 2000 MULTIDOS MÁS!