6 jul. 2009

Escupiremos sobre vuestras tumbas

Boris Vian (1920-1959) | J'irai cracher sur vos tombes | 1946
Recibimos una carta de la Decano del COAM titulada 'Legislación Laboral'. Entre otras lindezas, nos llama la atención el siguiente mensaje que nos lanzan:

"Respecto a la inspección laboral, nos hemos reunido (y mantenido conversaciones posteriores) con la Dirección de Inspección Laboral en Madrid, del Ministerio de Trabajo. Insisten en que han detectado que gran número de estudios que incumplen la Ley en el tema de la laboralidad por lo que van a iniciar una serie de inspecciones programadas.

Desde el COAM entendemos que la vía de buscar soluciones pasa por la información, la conciliación, el dialogo y el cumplimiento de la Ley pero no por el fomento de las denuncias masivas ante la inspección de Trabajo que pueden significar el fin de nuestra profesión".

¿Queda claro? Por si alguien nunca ha hecho el curso de la Escuela Oficial de Idiomas para aprender el lenguaje de 'Cómo lavarse las manos y quedar de puta madre con todo el mundo', vamos a proceder a la traducción que hemos hecho nosotros gracias a nuestro diccionario Colegio-Arquitectos / Arquitectos-Colegio. 

Vendría a ser más o menos así.

Interpretación de la Carta del COAM sobre Legislación Laboral

La hemos cagado pero bien cagada. Qué mala suerte estamos teniendo. A este paso, los enanos de nuestro circo el año que viene jugarán con Gasol en la NBA. Resulta que se han dado cuenta (o más bien han querido darse cuenta ahora) de cómo funcionaba nuestro chiringuito y quieren cortarnos el negocio por lo sano haciendo inspecciones laborales a diestro y siniestro. Resumiendo: quieren que paguen el pato los estafadores que han estado esclavizando durante años. 

Esto es increíble. ¿Dónde ha quedado la Justicia?

No dejéis que eso pase, chicos. Daos cuenta que si seguís poniendo denuncias contra vuestros amos, seréis directamente responsables del fallecimiento de la arquitectura. Imaginamos que no es eso lo que queréis. No querréis morder la mano del que os da de comer, ¿verdad?. No querréis pasar a la historia como los que se cargaron toda una profesión. No querréis ser los que le dais el tiro de gracia a la arquitectura. ¿No es así, queridos arquitectos colaboradores? Que no se os olvide que sois mano de obra explotable y explotada, cual bloque de Autocad. No queráis llegar a ser lo que no sois. 

Siempre hubo clases.

Sabemos que la situación actual es mala. Siendo sinceros, creemos que es hora de hablar claro, señalar con el dedo y asumir las culpas. Esta situación ha ocurrido gracias a varios motivos:

++ Gracias a la infinita condescendencia de vosotros, los arquitectos colaboradores, que habéis sido capaces de tirar por el suelo vuestra dignidad y vuestros derechos, y habéis estado dispuestos a trabajar por cuatro míseros duros como autónomos (falsos) sin exigir ni un mínimo de consideración hacia el trabajo que ibais a desarrollar. Las putas de Montera tienen un trabajo más regulado y más estable que el vuestro. Sois arquitectos educados en un sistema que premiaba las noches sin dormir y el sacrificio gratuito e ilimitado, como una de las partes más importantes de la enseñanza. 

Sois arquitectos formados con la idea de que hay empresas perversas que odian a la arquitectura (ayuntamientos, constructoras, estudios de medio pelo o ingenierías) y otras empresas buenas y dignas, dirigidas por todos esos santos que salen en las revistas, para las que es un orgullo trabajar. Aunque sea gratis, sin vacaciones, sin fines de semana, sin derecho a paro o a cualquier otro tipo de cobertura laboral. 

¿A cuántos de vosotros os han echado en Navidad o en la víspera del verano para luego volveros a llamar justo tras las vacaciones para no tener que pagároslas? ¿A cuántos de vosotros os han despedido de la noche a la mañana sin ninguna compensación después de haber estado sirviéndoles fielmente durante 3 o 4 años sin faltar un solo día? ¿A cuántos de vosotros os han descontado del sueldo una semana que no habéis ido a trabajar por tener gripe o estar enfermo? ¿A cuántos os han dejado de pagar horas de trabajo de noches y fines de semana de entregas, con la excusa de que "se hace así en todos los estudios de arquitectura"? 

¿A cuántos?


Vosotros, arquitectos colaboradores, sois CULPABLES por ACEPTARLO.

++ Pero también todo esto ha sido gracias a esos empresarios de medio pelo que han creido que era posible montar un negocio de andar por casa cuando había beneficios, pero que no han sido capaces de asumir su responsabilidad moral para con sus empleados cuando empezó a haber pérdidas por la crisis en el sector de la construcción. Todos aquellos que creyeron que todo el monte es orégano y comenzaron a contratar mano de obra que no podían pagar. 

Gentuza conocida por todos y adorada por muchos. Esos que daban conferencias sobre su 'impecable manera de hacer arquitectura y su privilegiada mente para sacar adelante grandes y complejos proyectos', pero que luego se descubrían como los estafadores que en realidad eran. Esos que publicaban ofertas laborales en los que literalmente pedían esclavos para su estudio dearquitectura. Esos sinvergüenzas que aprovechaban el potencial ajeno bajo la eterna mentira del 'vamos a formarte' o del 'aquí vas a hacer currículum y eso es muy importante para tu futuro'.


Vosotros, empresarios de pacotilla, también sois CULPABLES por FORMENTARLO.

++ Y por último, por qué no decirlo, todo esto también ha sido gracias a nosotros, el COAM. Un organismo oficial meramente recaudatorio que hemos aprovechado el boom de la construcción para llenarnos los bolsillos, chupar del bote, consentir y fomentar los abusos, y publicitar a una serie de arquitectos de élite organizándoles exposiciones, ensalzando sus proyectos y sus trabajos. 

Nosotros, que hemos cobrado por todo sin dar palo al agua, no hemos sabido defender a nuestro colectivo ante las amenazas que poco a poco se iban situando sobre nuestras cabezas. Nosotros, que ahora nos erigimos como los defensores de las causas perdidas, no hemos movido un solo dedo para arreglar nada durante años y años de ver ante nuestras narices la verguenza en la que se estaba convirtiendo el mundo laboral de los arquitectos. Nosotros, que mientras entraba dinerito en la hucha y los que importaban estaban contentos y felices, nos hemos puesto la venda en los ojos y hemos tirado para adelante sin calibrar las consecuencias. Nosotros, ahora, os mandamos cartas y manifiestos, convirtiéndonos en el Che Guevara de la Arquitectura. 


Nosotros, el Colegio, sin ninguna duda somos CULPABLES por CONSENTIRLO.

Dicho esto, y señalados los culpables en todos los bandos, pasamos a ofreceros nuestro briconsejo ante lo que se avecina. Es el siguiente: 'Entendemos que la vía de buscar soluciones pasa por la información, la conciliación, el dialogo y el cumplimiento de la Ley pero no por el fomento de las denuncias masivas ante la inspección de Trabajo que pueden significar el fin de nuestra profesión'.

O dicho de otro modo: Por favor. Sabemos que habéis estado bien jodidos. Sabemos que ha sido duro. Somos conscientes de que habéis tenido que tragar más que Lucía Lapiedra. Entendemos que estéis cabreados por el trato que os han dado desde hace años. Pero por lo que más queráis, no sigáis poniendo más denuncias. 

Tenéis todo el derecho del mundo a hacerlo pero no lo hagáis más. Aunque estéis en la puta calle y sin un duro. No lo hagáis. Porque os vais a cargar el tinglado de star-studios que tantos y tantos años nos ha costado crear. Vais a acabar con nuestra profesión. Tened un poco de compasión. Lo que nos beneficie a nosotros y a las estrellas, seguramente os acabará beneficiando a vosotros. 

No tiréis piedras contra vuestras propias cubiertas transitables.

Piedad, hermanos. Tened piedad. Acudimos ahora a vosotros, el último eslabón de la cadena, para pediros un poco de compasión. Apiadaros de los estudios explotadores y no seáis tan duros con ellos. Poned la otra mejilla como buenos cristianos que sois. Y cuando os hayan abofeteado también en esa otra mejilla, pedid a gritos que os propinen fuertes patadas en los testículos hasta que no podáis respirar. 

Tenéis que ser los Mártires de la profesión. Debéis sufrir, padecer y morir por ella si hace falta, para salvarla. Ahora está en vuestra mano.

Un fuerte abrazo a todos desde vuestro COAM amado y querido.


++

Esta es, a grandes rasgos, nuestra interpretación de este fragmento de carta del COAM.

Y yo os digo: Ni puto caso. Pedir lo que es de uno no es una injusticia. Reclamar los derechos que se nos han negado durante tantos años no está fuera de lugar. Exigir responsabilidades a los que hace unos añitos se llenaban los bolsillos no es inmoral. Que se jodan todos, igual que nos jodimos nosotros, que también somos arquitectos. Que no se le olvide esto a nadie.

¿Cómo pueden tener la desvergüenza de volcar sobre nosotros la responsabilidad moral del fin de una profesión? ¿Cómo no se les cae la cara de vergüenza cuando ahora salen a la palestra a pedirnos que dialoguemos en vez de actuar, mientras todos estos años de indecencias han estado callados como putas?

Hace tiempo, en una entrada del blog llamada Los arquitectos al sol, lo decíamos claramente. Era algo así como: "Ahora la situación os permite jugar a este vergonzoso y peligroso juego. Pero ya veremos lo que ocurre cuando la gente tenga tiempo y decida actuar contra vosotros. A partir de ahora temblad, explotadores sin escrúpulos, porque seguramente habrá muchos más arquitectos al sol de los que os gustaría tener. Con muchísimo tiempo para pensar y con muchísimo tiempo para actuar. Temblad malditos."

Muchísimo tiempo para pensar. Muchísimo tiempo para actuar. Parece ser que ahora sí le empezáis a ver las orejas al lobo. Pues solo podemos deciros una cosa: Vosotros os lo habéis buscado. Joderos. Pero joderos todos de verdad. Escupiremos sobre vuestras tumbas y sobre las fosas comunes de todos vuestros estudios de pacotilla. Porque cuando la gente se junta y actúa, son capaces de destronar reyes y conquistar fortalezas.

Este no va a ser, como augura nuestro amado Colegio, el fin de esta profesión. Lo que sí va a ser el fin de una mentira que ya llevaba operativa demasiado tiempo. Va a ser el fin de una parte de la profesión que ha hecho un daño irreparable a todo un colectivo. Va a ser el fin de los que se creían que aquí todo cristo podía tener una empresa, sin asumir ningún riesgo. Va a ser el fin de la mierda contaminante de nuestra profesión.

Va a ser el fin de todos los hijos de puta que han devaluado poco a poco una carrera, mientras se ensalzaban a sí mismos como los Únicos y Verdaderos Arquitectos. Desde aquí animamos a todos a seguir denunciando sin piedad los abusos y las irregularidades cometidas y a llevarlas hasta las últimas consecuencias. La profesión no desaparecerá por las denuncias sino por todas las irregularidades anteriores. Lo que ocurrirá probablemente es que la profesión se verá liberada de parte de su escoria. No me dan ninguna pena vuestros lloriqueos de última hora. Tendréis exactamente lo que os merecéis.

Perseguís a la gente de quien dependéis. Preparamos vuestras comidas, recogemos vuestras basuras, conectamos vuestras llamadas, conducimos vuestras ambulancias y os protegemos mientras estáis durmiendo. 

Así que no te metas con nosotros.

6 comentarios :

el pene insatisfecho de jack dijo...

He de señalar a los propietarios del blog, que incluir dentro del post nombres de actrices porno (la señorita Lapiedra, concretamente), REALMENTE FUNCIONA PARA AUMENTAR EL NÚMERO DE VISITAS.

No obstante, he de apuntar también el alto grado de insatisfacción que el lector casual (léase, yo) puede experimentar cuando espera encontrar atractivas imágenes de fogosas jovenzuelas de pechos turgentes y en su lugar se encuentra con UN LADRILLO DEL QUINCE, sin ningún atisbo de erotismo, aunque sea ligero y de playa, en plan Danielle Steel (que puede que yo no haya entendido el post, ojo, que hay gente para todo y no soy quien para meterme con los vicios de los demás).

Por lo que resta, suerte con la profesión, que a buen seguro la van a necesitar.

juanjo dijo...

¿que pensáis de la huelga?

mnarquitectos dijo...

Me quedé flipado en el congreso cuando después de la intervención de "arquitectos explotados", que presentaron una propuesta conciliadora como la que habla la decana del COAM en su carta, los siguientes intervinientes les dijeron que los colegios nunca defenderían a los asalariados y que se dejaran de conciliar y que denunciaran. En el congreso se instó a denunciar.

nmas1 dijo...

Aplauso en pie. Ovacion cerrada. Magnifico.

No entiendo los paños calientes. Ni las medias tintas. Hace tiempo que lo vengo diciendo: Los Colegios y el SECAE viven de los visados, y estos de los explotadores, y los explotadores de la mano de obra esclava.

No creo que haga falta un plano, ni un mapa, ni libros muy caros para ver por donde va el hilo y, como diria Morfeo, hasta donde llega la madriguera del conejo.

Enhorabuena !!Seguid asi!!

Jose Maria Echarte.

dfervil dijo...

Muy bueno! Gracias! Lo que tenemos que hacer es cambiar el discurso anonadado-admirado de las escuelas de arquitectura. No quiero ser un artista. No si eso significa flexibilidad para mis jefes para que me den por c*lo. Eso que les den a ellos. Prefiero ser ingeniero en temas laborales.

Juan Hernández dijo...

Absolutamente de acuerdo en todo. Esta es la actitud correcta ante el estudio tipo que la decana quiere proteger: "que te jodan". ¿Con qué nos van a amenazar ahora? ¿Con no volver a esclavizarnos en un estudio? ¡Ojalá!
Dinamitar la profesión tal y como está planteada ahora es lo mejor que podemos hacer. No sé a vosotros pero a mí me encantaría pasar a la historia como parte de la generación que se cargó este tinglado.