16 jun. 2009

Paciente Cero


"Pareciera, en efecto, que las masas se equivocan y los individuos siempre tienen razón" (Boris Vian, L'ecume des jours, 1974)

Estamos en peligro y lo peor es que no lo sabemos. Un virus está propagándose sin control a través de los medios de comunicación. No se transmite de individuo a individuo, como suele ser habitual. Se transmite de sociedad en sociedad. El contagio es imparable. Hemos superado el punto de no retorno. Estamos ante una pandemia de consecuencias devastadoras. 

Estamos a punto de entrar en Defense Condition 2.

La sintomatología está ahí. Sólo hay que saber dónde mirar.

Los populares ganan las elecciones europeas, y lo hacen holgadamente en Valencia, que fue la comunidad más participativa, y en Madrid. Parece que el hecho de que el pueblo llano salga a aplaudir y a vitorear a sus dirigentes corruptos, mientras la policía se les lleva esposados, ya no es algo que ocurra solamente en pequeños reductos como Marbella o en ciertos sectores mafiosos de la costa levantina, sino que es una corriente ideológica que se extiende a las grandes capitales del estado.

El público francés del torneo Rolland Garros aplaude efusivamente la derrota de Nadal ante Soderling. Los franceses prefieren que Federer gane su primer Roland Garros contra un adversario que no le ponga demasiados problemas, en vez de conseguirlo frente a su principal adversario y número uno del mundo, Rafa Nadal. Es decir, que prefieren ver una final de Roland Garros coñazo, antes que una final épica digna de pasar a la historia del deporte. Suponemos que hubiera dado lo mismo que Federer ganase o perdiese aquella final, porque lo que estaba claro era que iba a acabar lloriqueando de cualquier manera.

El principal partido italiano de centro-derecha, el Pueblo de la Libertad de Silvio Berlusconi, fue el más votado en Italia en las pasadas elecciones europeas, aunque obtuvo un resultado menor del esperado. La corrupción y la manipulación del Señor de las Mama-Chicho ofrece una confianza plena entre los votantes de este engendro de la política y el humor.

Españoles, franceses e italianos afianzan sus posiciones en la cúspide evolutiva de la estupidez humana. 

Pero esto no acaba aquí porque si miramos el panorama de una manera un poco más global veremos que Europa apoya masivamente a la derecha liberal y conservadora, que esta presente en 21 de los 27 gobiernos de la Unión Europea. La derecha liberal ha sido la gran vencedora de las elecciones europeas de 2009 habiendo obtenido 350 escaños y situándose a un paso de la mayoría absoluta. Es decir, que confiamos que nos salven de esta crisis mundial, los mismos que nos metieron de cabeza en ella. 

Cojonudo. Eso es lo que yo llamo un 'voto crítico'.

Y luego resulta que nos ponemos nerviosos porque se extienda por el mundo una gripe que nos han pegado nuestros primos-hermanos, los cerdos. Luego cunde el pánico entre la población por un leve resfriado-porcino, que será resuelto convenientemente por las "vacunas infalibles" que nos "venderán" y nos "administrarán por vía oral, rectal e intravenosa", las grandes industrias de los laboratorios farmacéuticos (que tanto se preocupan por nuestra salud mientras extienden cheques por valores incalculables), en colaboración con los gobiernos que las sustentan.

Y luego resulta que tenemos miedo a la Gripe A.

Hay pandemias ideológicas como la que nos está afectando desde hace años, que son mucho más peligrosas, virulentas, y que se propagan a una velocidad que pone los pelos de punta. Y no hay vacunas ni anti-retrovirales que pongan freno a su propagación. No sé cómo luego nos sorprendemos de que nuestra profesión esté sumida en una profunda crisis ideológica y de identidad, ya que es el común denominador del caldo de cultivo que nos rodea.

El virus se propaga a velocidades vertiginosas por todo el planeta transmitiéndose de sociedad a sociedad. Imparable. Incluso lleva a algunos individuos a elaborar pensamientos filosóficos casi más cerca de lo divino que de lo humano, como este que reproducimos a continuación:

Dice Jaime Mayor Oreja: "¿Por qué voy a tener que condenar yo el franquismo si hubo muchas familias que lo vivieron con naturalidad y normalidad? En mi tierra vasca hubo unos mitos infinitos. Fue mucho peor la guerra que el franquismo. Algunos dicen que las persecuciones en los pueblos vascos fueron terribles, pero no debieron serlo tanto cuando todos los guardias civiles gallegos pedían ir al País Vasco. Era una situación de extraordinaria placidez.”

La humanidad corre un grave peligro, y está cada día más expuesta al virus de la Gripe de la Estupidez Humana Delirante y Progresiva. El GEHDYP ya está aquí y no hay ningún lugar donde uno esté a salvo de contagio.



El virus se ha descontrolado y se extiende inexorablemente por el planeta.



Todos somos ya el paciente cero.

PASEMOS A DEFCON 2

2 comentarios :

Anónimo dijo...

Sin haber votado a la derecha en estas últimas elecciones, ¿no os parece que el 'fracaso' de los partidos de izquierda es uno de los motivos del auge de ese neocon? Cuando mi negocio va mal, reviso las causas desde dentro, y no culpabilizo a la gente que compra en otras tiendas. Por lo demás, 100% de acuerdo con la entrada, como (casi) siempre.

Enhorabuena por el blog.

grupo multiDO [Julen Asua+Nieves Merayo] dijo...

Hola Anónimo. Muchas gracias por el comentario.

Por supuesto que estamos totalmente de acuerdo con que la desestructuración y desorganización de los movimientos de izquierda es la base de su fracaso. Y no sólo nos referimos con esto a la ¿izquierda? de etiqueta como el PSOE. Son todos los mismos perros con diferentes collares.

Pero para nada queríamos que esta entrada pareciese un alegato a favor de la izquierda europea. Nooooo. Estamos muy desencantados con la política actual (por llamarla de alguna manera) sea del signo que sea.

(Cada día existen menos cosas auténticas...)

Pero eso no significa que no dejen de soprendernos ciertas actitudes generales del ser humano, que es capaz de demostrar con sus actos que el cerebro de las masas involuciona con el paso del tiempo hacia límites inospechados... se subdesarrolla... se vuelve cada vez más vago.... se autodestruye. Insistimos. Son las sociedades las que nos llaman la atención... las masas.... no las personas....

Creo que existe un verdadero virus que debilita el criterio de las masas haciendoles actuar de manera inexplicablemente estúpida... independientemente del color político que tengan...

Eso es lo que nos preocupa... no a quién vote cada uno ni qué ideología es mejor o peor... al final todas las opciones son la misma calaña...

Bueno... Berlusconi merece un apartado aparte en todo esto... ja