15 oct. 2009

Maldita Burocracia

Durante miles de años ellos fueron quienes decidían nuestro modo de vivir y mientras fue cosa suya nuestras habitaciones fueron dignas. Podían resolver cómo se honraba a los dioses y levantaban templos, pero también cómo tenían que veranear los potentados y aparecían las villas palladianas. En la actualidad ya no deciden ellos sino las empresas constructoras. Los arquitectos ahora consumen dos tercios de su tiempo en discusiones con Colegios, abogados, seguros, funcionarios y otras especies que chupan de la raíz. A la arquitectura real le pueden dedicar, como mucho, una de cada tres horas perdidas en batallar contra la burocracia.

Fragmento de un texto de Felix de Azua llamado "Cuando hay arquitectos amables"

1 comentario :

nmas1 dijo...

Gran verdad.

Cada vez paso mas tiempo esquivando bases peliagudas, pliegos tortuosos y peleandome con burocratas de todo pelo.

Aun asi, quiero pensar que es mas de una de cada tres horas, pero.... la verdad, prefiero no hacer la cuenta.

Porque igual no me gusta el resultado.