12 mar. 2009

Lloremos como artistas lo que no hemos sabido defender como técnicos

Tenemos la boca sin saliva de tanto hablar de Bolonia y prever sus fatídicas consecuencias para con la profesión. Nos duelen los dedos de tanto teclear palabras y palabras que intercambiamos con nuestros compañeros a través del mails, Facebook, Twiter y cualquier plataforma que permita un intercambio inmediato de ideas y de opiniones. Cadenas interminables de correos electrónicos de gente que se interesa por los temas que le afectan y le preocupan, y toma posiciones al respecto, intercambia informaciones y moviliza las mínimas cosas que están a su alcance para hacerse oir o al menos tomar parte. Sin quedarse indiferentes. 

Sin mirar para otro lado.

Después de ver cómo, por un puñado de decisiones políticas y económicas, una gran parte de nuestro esfuerzo y nuestro sacrificio pueden ser completamente en vano. Después de observar cómo un puñado de hijosdeputa a los que no les importa una puta mierda la cantidad de noches sin dormir que tuvimos que pasar para aprobar cada una de las asignaturas, están en sus despachos jugando al parchís con nuestro futuro mientras miran ansiosos el reloj para ver cuando acaba la maldita reunión y así poder ir a llenarse la panza o a meterla en caliente (pagando por supuesto con dinero del contribuyente)... Después de tener que asumir todo esto en nuestro interior y estar preocupados por ello... entramos en uno de los blogs de ¿arquitectura? escritos en castellano más visitados de internet y nos encontramos con la siguiente noticia:

"El día de hoy a las 20.00, recuerda sintonizar el 100,4 en madrid o entrar en la web de Radio Circulo de Bellas Artes. Nuestra pandilla radiofónica favorita (Ivan Lopez Munuera, Manuel Ocaña, Jacobo García-Germán, Carlos Puente, Inma E. Maluenda y Enrique Encabo) tendrán como invitado especial a Carlos Arroyo, y hablarán de: Vivienda y participación, José Tomás y el Monumento al 11M"


Seguido de esta bomba informativa (que revolucionará el mundo de la cultura y la arquitectura), vemos otra entrada en la que Edgar Gonzalez habla del Proceso de Bolonia. Nos hemos quedado absortos mirando con qué desidia, desinterés, desinformación y pasotismo se trata este tema. Es desmoralizante observar cómo, alguien que se supone debería al menos tratar de reflejar en su púlpito virtual algo de crucial importancia para nuestra profesión, es capaz de demostrar unos niveles de ignorancia y ausencia de criterio tan alarmantes.


Queremos decir varias cosas al respecto:



Libertad: Sí / Mínima responsabilidad moral: También

Cada uno en su espacio web, hace lo que quiere, dice lo que le da la gana, se interesa por unos temas o por otros y decide lo que tiene cabida y lo que no. Faltaría más. Nosotros hablamos de lo que queremos y cuando queremos/podemos en nuestro humilde blog que nadie lee. Pero claro, hay un límite de responsabilidad moral que no conviene obviar. Hay cosas que claman al cielo. Y tu blog no es precisamente como el nuestro (con unos 20 escritos al año y con apenas nadie que lo siga). Tú, compañero, por mucho que te pese, tienes una mínima responsabilidad moral con nuestra profesión, y en nuestra opinión (a pesar de que el respeto a tu libertad está garantizado) no estaría de más posicionarse (de vez en cuando) sobre los temas objetivamente transcendentes y dar a cada cosa el valor que se merece en cada instante.

Ejemplo: "Blog personal de economía de Fulanito de Tal: En este blog se habla de cómo le gustan a Fulanito las graficas que salen en los paneles de las Bolsas de todo el mundo, y qué guays son los numeritos de colores de leds que van marcando cifras chulis y que varían cada día gracias a un sistema incomprensible pero divertido. Mola cantidad". Esto está muy bien. Pero, amigo mío, lamento comunicarle que el blog de Fulanito NO es de economía. Ahora bien, que si un blog es una "Oblonga disrupción visual y una panóptica tangencial a la arquitectura y el diseño", pues entonces me puede hablar de todo lo que se le ocurra, porque ni dios sabe qué demonios significa eso. ¿Esta justificada esta actitud, al margen de que nadie duda que la libertad está ahí y es para todos? Creemos que este tipo de actitudes son respetables pero no dicen mucho de una plataforma. No está justicado ese pasotismo y esa falta de interés.



Bad choice, my friend

En un momento como este, en el que está en juego el papel del arquitecto dentro de un mercado laboral, y se quiere posicionar a la arquitectura en un segundo plano del que será muy difícil escapar, nos encontramos con que uno de los blogs de referencia nacional dice cosas como:


"La discusión acerca de los ya muy machacados tratados de bolonia, sigue su curso. (...) Personalmente me declaro un completo ignorante, no me valen los mails mailintencionados ni las pancartas de procesiones de gente que tiene aun menor idea que yo. Existe una desinformación tremenda al día de hoy no he econtrado a nadie (que yo respete) que me sepa explicar precisamente de qué se trata. (...) He intentado en varias ocasiones investigar por mi propia cuenta, pero me da una pereza increible, así que paso. (...) Mi tendencia natural es de tener una mentalidad muy liberal, con lo cual no estoy muy deacuerdo en oponerse a la susodicha nueva titulación, el liberalismo económico y la libre competencia es uno de los sistemas menos malos, la competencia estimula la innovación obliga a la superación y genera en general un estado de bienestar, el que no sea competente no logrará sobrevivir, selección natural."


Hay cuatro caminos lógicos que pueden tomarse, en función de lo que nosotros entendemos como lo correcto, en un caso así:


1. O no dices nada: porque lo único que te interesa son las exposiciones artísticas o las nuevas tipologías de fuentes que han salido para Mac y todo lo demás te toca un pie. Perfectamente respetable.


2. O dices que estás en contra de Bolonia: y lo argumentas. Perfectamente respetable.


3. O dices que estás a favor de Bolonia: y lo argumentas. Perfectamente respetable.


4. O no dices nada y te quedas en un terreno menos peligroso y menos abrupto (menos oblongo si quieres), limitándote a informar objetivamente del proceso añadiendo unos cuantos links y que luego cada uno saque sus conclusiones: vamos, lo que viene a ser un blog de difusión sin quedar ni bien ni mal con nadie. Perfectamente respetable también.
Pero tú has elegido el camino que no se esperaba nadie. Quizá es que eres un genio. Es increíble presenciar, como uno de los blogs de ¿arquitectura? en español más visitados, demuestra una actitud de tal pasotismo e indiferencia (además de total desinterés y desconocimiento) hacia uno de los temas que ahora mismo puede definir el futuro de nuestra profesión. Es lamentablemente increíble. Es como si en el blog de economía del tal Fulanito del que antes hablábamos se siguiese divagando acerca de los colorines de los numeritos y de las gráficas molonas, mientras el mundo capitalista tal y como lo conocemos se desmorona ante tus ojos.

Posible: Si. Absurdo: También.



Ante la desinformación puede que la solución sea tratar de informarse

Todo el mundo puede estar confundido. Incluso puede ser que los que dosifican la información nos estén engañando. Pero yo no estoy sentado en un despacho con la Ministra de Educación para saber exactamente cuáles son las condiciones y cuáles serán las consecuencias. Las lagunas que puedo tener, las relleno compartiendo y contrastando mis informaciones y mis conclusiones con otras muchas personas. Es mi única arma ya que hace poco perdí mi teléfono móvil y con él perdí también el número de Mercedes Cabrera.

Creo que se puede estar confundidos, o que las cosas no acaben siendo tan malas como algunos las pintan, pero estar al margen de los temas importantes (o influyentes) es una de las actitudes en esta vida que no entiendo y nunca entenderé muy bien. El argumento del desconocimiento pasivo, el de aquel que dice "no sé de qué va el asunto pero tampoco me importa una mierda", es muy peligroso. Cuesta mucho más encontrar información acerca de miles de gadgets tecnológicos rarísimos que ni siquiera somos capaces de encontrar en el mercado, que leerse los cuatro documentos que hacen falta para entender en qué consiste el cambio que se quiere realizar en el sistema educativo y profesional en la arquitectura española. El criterio que saque luego cada uno es otra cosa. Pero joder, al menos que haya un criterio.



El mundo al revés o 'Hay gente para todo'

Dice Edgar en su blog: "A mí me la pela Bolonia. No conozco a nadie que de verdad controle o sepa exactamente lo que pasa con Bolonia". Es curioso, yo no conozco seguramente ni a la mitad de gente que tú, y te aseguro que todos ellos saben lo que puede pasar con Bolonia. Puede que tengan sus dudas con ciertos puntos (evidentemente dependemos de la información pública), pero tienen un conocimiento amplio del tema porque se han informado y se han molestado en verificar las cosas.

Lo que nos deja helados es cómo una actitud de pasotismo como esta puede tener seguidores e incluso admiradores, que recriminan la actitud de los que opinamos que hay que tomar parte y "mojarse un poco", sobre todo si tienes una plataforma tan visitada como este blog. La cuestión aquí no es opinar o debatir o contrastar, sino mandar a la hoguera al que está posicionándose sobre un tema importante (que no es que suceda todos los días) mientras se sigue defendiendo el derecho ya conocido por todos que se resume en "Yo hago lo que quiero y hablo de lo que quiero". Defender lo indefendible. Es el mundo al revés y demuestra que en este mundo hay gente para todo.

Repetimos para los sordos: Aquí cualquiera puede decir lo que le de la realísima gana en su blog, pero los demás tenemos todo el derecho a sorprendernos y a cuestionarlo. Y en ocasiones como esta, en la que tomando como base argumentos políticos y económicos, se está jugando con nuestro futuro como profesionales, tendiendo a una progresiva depreciación del trabajo como arquitecto, es completamente injustificable que la actitud de "a mí me la pela" tenga tantos defensores.



Lo banal y lo esencial

Hay gente que está tan acostumbrada a la banalidad, que cuando tiene que pensar un poco acaba ingresada en el Gregorio Marañón con convulsiones, espasmos y fiebres hemorrágicas altísimas. Utilizar el cerebro para algo más que para ver cuál es el "último grito" en colores para la fibra bituminosa de plásticos sintéticos deformables (500€/m2) que ha utilizado nosequién en un proyecto utópico, puede llegar a ser perjudicial para la salud de muchas mentes del mañana.

Yo soy banal a veces. Por supuesto. También me gustan las mierdas de vez en cuando. No soy ningún intelectual ni presumo de eso. Pero de vez en cuando te cruzas en el camino con cosas por las que el alma te grita desde allá donde esté que necesita interesarse de verdad. Y creo, amigos fanáticos seguidores de las últimas tendencias, que éste era un buen caso práctico para demostrar que el corazón también os late por algo más que por una moda pasajera. Para demostrar que vuestro criterio funciona igual para lo banal que para lo esencial.

Pero como pasa con todas las cosas, siempre hubo profesionales y gente con criterio y luego están las masas de coléricos fanáticos que siguen a sus líderes y a sus tendencias hasta la muerte hagan lo que hagan. Siempre hubo gente que piensa y se define así mismo (es decir, que toma parte activa cuando hay que tomarla y que sabe trivializar cuando toca) y gente que se mueve por impulsos eléctricos como las medusas, desplazándose por el océano con el único objetivo de dejarse llevar plácidamente.


Nos alegramos infinitamente que, hasta este momento, nuestros amigos (los de verdad, los cercanos, nuestra cuadrilla, nuestra gente) hayan demostrado que pertenecen al primer grupo.

Actualización 13/03/2009: Edgar Gonzalez ha incluido en su web la Carta redactada por el COAM donde se informa de la situación. Rectificar es de sabios y nos parece bien. Algo es algo y menos es nada. No entendemos como se puede pasar en 24 horas de un "Me la pela Bolonia" a un "Me parece importante darle promoción a esta iniciativa desde esta plataforma". A mi me dá que pensar. Quizá todo lo que se publicó ayer por parte de algunos blogs como n+1 le ha hecho reflexionar un poco. O quizá es que esta mañana al mirarse al espejo se ha asustado al ver que no tenía cara, porque se le había caido debido a la vergüenza.

5 comentarios :

p dijo...

bravisimo.
he firmado la carta COAM.
impresionante entrada.

javier dijo...

Tampoco le hagais tanto caso al amigo, él mismo se va definiendo.
Lo importante es la complicada (y apresurada) lucha que tenemos por delante.
Por otro lado creo que todo se está enfocando desde un punto de vista muy endogámico (arquitectos hablando para arquitectos) y que debemos empezar a abrir el debate a TODA LA SOCIEDAD.
Como digo va a ser muy dificil hacer entender a un no arquitecto las desventajas que va a tener para ellos este asunto.
Y un saludo, que sí os lee alguien.

Miguel Villegas dijo...

Como siempre decís las cosas muy alto y muy clarito.

Es increible que este señor sea miembro del comité de selección que va a destilar lo mejor de la arquitectura española de los dos últimos años...

JMER73 dijo...

Cada dia mas fan.

Aplausos.

joarnot dijo...

de puta madre.
otro lector que no sabíais que teníais.